Costo de Oportunidad.

Sí, es un término económico y estoy acostumbrada a utilizarlo casi todos los días, pero también es utilizado en la vida cotidiana ¿Cómo? Muy fácil cada que tomas una DECISIÓN, cada que eliges una COSA en lugar de OTRA COSA el costo es eso, redundando, lo que te cuesta elegir, en otras palabras; lo que pierdes o dejas por elegir lo que crees más conveniente. Claro que esa pérdida pesa en mayor o menor medida según el éxito que tuviste en tu elección. Si te fue bien dirás que valió la pena el costo de oportunidad de no elegir la otra opción, pero si te va mal o no tan bien como esperabas es cuando valoras aquello que perdiste ¿Típico, no?

¿Por qué escribo esto hoy? Efectivamente, porque estoy pagando ese costo de oportunidad.

No es la primera vez, claro, tampoco será la última. Sencillamente en ésta ocasión fue más grande, son más las personas que me lo comentan, son más las relaciones que se afectaron por esa decisión.

Algo es claro, nunca me arrepentiré por el tiempo que pasé contigo, fue mi decisión y mi sentimiento por ti como sabes fue sincero.

Después de ti me di cuenta que no solo fue esa pérdida, también fueron otras ¿Cuáles? Las más comunes, pero en ésta ocasión a diferencia de todas las otras veces, esas pérdidas sí me dolieron.

La primera, la lejanía que me provocó la tensión en que se volvió nuestra relación, alejarme de aquello que me da fuerza, espiritual, como quieras llamarlo.

La segunda, la lejanía de tres personas excepcionales que ahora comparten su vida con alguien más y que en su momento yo rechacé por estar contigo.

Obviamente tú no sabes esto y si lo sabes no importa, es asunto solo mío.

Todos estos días, los primeros fueron de extrañarte, de reflexionar, de dejarte ir, después se hizo presente ese costo de oportunidad. Conservo la amistad de ellos y sé que les va bien y se merecen que así sea aunque es inevitable que mi mente imagine lo que pudo ser y no fue.

Simplemente necesitaba escribirlo tanto como lo pienso, tanto como lo he sentido.

1 comentario:

Gracias por leerme, no olvides dejar un comentario y fomentar la interacción entre nuestros blogs. Hasta la próxima.